¿QUÉ ME APROVECHA SER CRISTANO?

Malaquías 3:13-18

 

INTRODUCCIÓN:

           “13 Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? 14 Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos? 15 Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon. 16 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. 17 Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. 18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve”.

          A. Así hablan los que son indiferentes hacia el evangelio. Preguntan, “¿Qué aprovecha que guardemos su ley?”  “¿Qué importa si uno obedece o no?” “¿Qué me aprovecha ser cristiano?” Dicen que no hay “diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve”.

          B. De esta manera hacen todo lo posible por borrar la distinción entre la obediencia y la desobediencia, entre los cristianos y los del mundo.

          C. Y con todo esto concluyen que “no vale la pena” obedecer al evangelio. Ellos se engañan a sí mismos pensando que con este modo de pensar y hablar ellos se justifican a sí mismos en su desobediencia.

          D. Obviamente tal “razonamiento” procede de Satanás. Es otra táctica más para engañar y retener a sus seguidores bajo su poder.

          E. Sin embargo, estamos muy dispuestos a contestar la pregunta. En realidad es de suma importancia contestarla.

 

I. SOBRE TODO NOS APROVECHA LA “SALVACIÓN”.

          A. La Biblia habla de la salvación de Noé y familia (Génesis 6-9), la salvación de Lot y sus hijas (Génesis 19) y otros casos de salvación. Pero Hebreos 2:3 habla de “una salvación tan grande” que es la salvación del pecado y sus consecuencias.

          B. Marcos 16:16, “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. ¿Salvo de qué?Del pecado y del castigo eterno en el Infierno.

          C. Hechos 2:37, 38, Cuando el pueblo preguntó “¿Qué haremos?” “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Muchos dicen que son salvos por la “fe sola” pero niegan lo que Pedro (el Espíritu Santo) dice aquí, que el bautismo es “para perdón de los pecados”. ¿Fe sola? No, ni siquiera tienen fe porque rechazar la Palabra de Dios es rechazar a Dios.

          D. Esta “salvación tan grande” no les interesa a los mundanos indiferentes porque no creen en Dios. No creen en Dios porque no creen su Palabra que explica que Dios es el Creador de todos y que Dios nos juzgará en “Aquél Día” Final!

          E. 2 Tesalonicenses 1:7, 8, Pablo dice que Cristo se manifestará desde el cielo “en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo”. Pero los que no obedecen al evangelio no creen que serán castigados eternamente en el fuego del Infierno. No creen ni en el infierno ni en la eternidad; por eso, no creen en Dios. “No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18).

          F. Si uno de veras cree que será castigado eternamente en el Infierno, entonces lo más pronto posible va a obedecer al evangelio para ser salvo de esa horrible tortura. Si alguien grita que hay bomba en el edificio, si usted le cree, sale corriendo. Eso es creer. Pero la gente no cree lo que Cristo dice acerca del infierno. Y si uno no cree lo que Cristo dice, ¡simple y sencillamente no cree en Cristo!

 

II. RESCATADOS DE LA ESCLAVITUD.

          A. Una de las historias más fascinantes en la Biblia es el rescate del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto.

          B. Pero la esclavitud espiritual es mil veces peor. Juan 8:32-34, “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? 34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado”. A los que no obedecen al evangelio no les gusta ser llamados “esclavos”, pero quiera o no son esclavos. Es nada más cuestión de escoger maestro. Todos son esclavos de Cristo o esclavos de Satanás. ¡No hay término medio!

          C. Los que no obedecen al evangelio son esclavos del pecado, del error, del prejuicio, de vicios, de la indiferencia, de los apetitos y pasiones carnales. Romanos 6:16-18, “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”. Dos maestros. Dos servicios. ¿Está seguro que no hay ninguna diferencia entre los dos?

          D. 1 Pedro 1:18, 19, “sabiendo que fuisteis rescatados (redimidos) de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación…”

 

III. RECONCILIADOS CON DIOS.

          A. Efesios 2:12, “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 2:16,  y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos (judíos y gentiles) en un solo cuerpo (la iglesia, Efesios 1:22,23), matando en ella las enemistades”.

          B. 2 Corintios 5:20, “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”.

          C. Colosenses 1:21, “Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él”.

          D. Pero los que rehúsen aceptar la invitación de Cristo de obedecer al evangelio y ser salvos y reconciliados con Diospiensan que no importa, que es lo mismo si son enemigos de Dios o reconciliados con Dios. ¡Están dispuestos a continuar como enemigos de Dios!

 

IV. SER EL PUEBLO DE DIOS.

          A. La Iglesia de Cristo. Hechos 2:38, 47, “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. … 2:47, el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. Muchos dicen que la iglesia no importa, que uno puede escoger la iglesia de su preferencia, que todas las iglesias son iguales y que nos llevan al mismo lugar, pero Cristo dijo (Mateo 16:18), “Edificaré miiglesia” y aquí en Hechos 2 vemos el cumplimiento de esa promesa. ¿Está bien si uno es miembro de la verdadera iglesia de Cristo o si es miembro de alguna iglesia humana? De veras ¿no hay diferencia?

          B. Trasladados al Reino de Cristo. Colosenses 1:13, “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo”. Pero ¿no importa si estamos en el reino de Cristo o en el reino de Satanás? ¿Es lo mismo?

          C. Miembros del Cuerpo de Cristo, 1 Corintios 12:27, “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”. ¿No importa si somos miembros del cuerpo de Cristo?

          D. Piedras Vivas en el Templo de Dios. Efesios 2:21, 22, “en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.1 Pedro 2:5, 9, 10 “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo… 9-10,  Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”. Obviamente estos textos se refieren a la adoración de Dios. La iglesia es su “templo”. “A Él sea la gloria en la iglesia en Cristo Jesús” (Efesios 3:21). Pero los indiferentes dicen que la iglesia no importa.

          E. La Esposa de Cristo. 2 Corintios 11:2, Pablo dijo a esta iglesia: “os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”. Efesios 5:25-27,  Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”. ¿Importa esta relación matrimonial? La verdadera iglesia de Cristo es la esposa de Cristo. No tiene esposas.

          F. El Rebaño de Dios. 1 Pedro 5:2, 3, “Ruego a los ancianos que están entre vosotros …: Apacentad el rebaño de Dios que está entre vosotros, cuidando de él, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos del rebaño”. El “Buen Pastor” provee protección, dirección, pastos buenos, agua cristalina para sus ovejas. ¿No importa si uno está o no está en este rebaño?

          G. ¿Qué me aprovecha ser cristiano? Si soy cristiano, soy miembro de la iglesia de Cristo que es el reino, el cuerpo, el templo, la esposa y el rebaño de Cristo?

 

V. TODA BENDICIÓN ESPIRITUAL SE ENCUENTRA EN CRISTO.

          A. Efesios 1:3, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”. ¿Cuáles son estas bendiciones? Aparte de las maravillosas bendiciones ya mencionadas podemos agregar muchas otras:

          B. Una conciencia limpia. 1 Pedro 3:20, 21, hablando del arca de Noé Pedro dice, “en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua. 21 El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”. La conciencia de Judas le llevó a cometer suicidio. Hechos 24:16, “procuro tener una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres”.

          C. Paz con Dios. Romanos 5:1,  Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios”. Filipenses 4:7,  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

          D. Contentamiento. Filipenses 4:11, “he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación”.

          E. Privilegio de Orar. Efesios 6:18, “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu …”

          F. Con razón Pablo dice (Filipenses 3:7, 8), “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”.

 

CONCLUSIÓN.

          A. Entonces, ¿importa o no importa si obedecemos al evangelio para ser salvos y servir al Señor?

          B. Es sumamente importante, indispensable, que estemos preparados para el Día de Juicio. Estamos hablando de salvar el alma para toda la eternidad. Estamos hablando de estar con Dios, sus santos ángeles y con los redimidos de todas las edades, o de otro modo ser echados al horno de fuego en el infierno.    C. Jesús dice en Mateo 16:26, “Por qué ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?”Esta es la pregunta más importante que tenemos que enfrentar. Hay que contestarla honestamente. De veras, ¿qué aprovechará al hombre si logra todos sus propósitos terrenales pero en el Día Final no está preparado y el Señor le dice, “Apártate de mí”?

          D. La gran mayoría de la humanidad no creen en Dios porque no cree su Palabra. No creen Hebreos 10:31, “¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” Tampoco creen Hebreos 12:29, “porque nuestro Dios es fuego consumidor”. Los incrédulos tienen su propio concepto de Dios como súper tolerante del pecado e incapaz de castigar. Como dice el Salmo 51:21, “Pensabas que de cierto sería yo como tu”. ¡Pero en el Día Final se despertarán a un juicio asombroso!

          E. Sí, amados hermanos y amigos, nos aprovecha ser cristianos, miembros de la verdadera iglesia de Cristo. ¡Nos aprovecha eternamente!